Religion and social moresLa religión ha sido responsable de construir buena parte de los lineamientos morales de la sociedad a lo largo de la historia. Previo a la existencia de los códigos de leyes, eran los libros sagrados los que establecían códigos de conducta para los individuos, la manera correcta de relacionarse y qué tipos de acciones eran reprochables o merecían un castigo.

Por ejemplo, el préstamo de dinero con interés era una práctica condenada por la Iglesia Católica, denominada “usura”. Esta posición filosófica y moral de teólogos y doctrinarios del cristianismo se continuaba en la tradición de las culturas clásicas, que manifestaban que el dinero no era un bien productivo.

Otro aspecto censurado frecuentemente en los dogmas religiosos es el de las apuestas y los juegos de azar, debido a que tanto las culturas asiáticas como las occidentales consideraban que el apostar implicaba ganar dinero sin realizar el esfuerzo del trabajo. Con el tiempo los casinos se han convertido en una de las fuentes de entretenimiento más populares y son aceptados actualmente por la mayoría de las religiones.

Junto con este cambio cultural se ha dado también uno tecnológico, y los jugadores cuentan con una gran variedad de opciones para apostar en internet sin moverse de casa. Diversos sitios en línea como Reseña de Casinos permiten a los usuarios participar en todo momento y desde cualquier lugar de los juegos de azar más populares, como los de naipes o la ruleta. Además, la religión continúa acompañando a los apostadores de casinos online, quienes se encomiendan diariamente a su fe para asegurarse de tener a la suerte de su lado en cada jugada.

La evolución de las sociedades y la cultura humana ha llevado a que aquellas conductas que alguna vez fueron consideradas no apropiadas o un delito, especialmente por parte de los representantes de las distintas religiones, se hayan convertido en prácticas aceptadas y habituales en buena parte del mundo. Incluso acciones abiertamente reprendidas por los dogmas, como el aborto, han logrado abrirse camino como parte de la secularización de la sociedad.