La religión en los Estados Unidos

Religion in the United StatesEl panorama religioso de los Estados Unidos se ha caracterizado siempre por contar con una marcada mayoría de fieles que se adhieren a distintas vertientes del Cristianismo. Esto responde a características históricas, producto del origen de los colonos que se establecieron en su territorio. Sin embargo, los procesos sociales no son estáticos por lo que la preponderancia de cada una de las ramas del Cristianismo, el surgimiento de otros grupos religiosos minoritarios y la aparición de conjuntos de personas que no profesan fe alguna, ha modificado el mapa de la religión en la principal potencia mundial.

La proporción de los ciudadanos norteamericanos que se identifican con el Protestantismo, tradicionalmente la fe mayoritaria en el país, ha declinado en los últimos años, si bien conserva el primer lugar en cantidad de fieles. Esto se debe en parte a un crecimiento de la población no afiliada y también a un incremento en el número de creyentes de religiones no cristianas.

La composición de los diferentes grupos religiosos es diversa en cuanto a etnias y razas. No obstante, algunas iglesias como la evangélica luterana todavía poseen un muy bajo nivel de diversidad racial entre sus fieles. Al mismo tiempo, la pertenencia religiosa es un factor que permite predecir el resultado de las elecciones en algunos grupos sociales. Aquellas personas más comprometidas con la práctica formal de una religión suelen votar por el Partido Republicano, mientras que quienes se muestran más distantes eligen mayoritariamente al Partido Demócrata.

Pese a que las minorías religiosas no cristianas ocupan un lugar importante en la sociedad americana, su participación en espacios formales todavía es muy reducida. Si se analiza la composición del Congreso a partir de la pertenencia religiosa, se observa que casi la totalidad de los congresistas profesan el Cristianismo, con un porcentaje que asciende al 92 por ciento y se encuentra muy por encima de la proporción de cristianos en la población en general.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *